Actualizado 10:53

Nefrólogos reunidos en el simposio ‘Innovaciones en Hemodiálisis Domiciliaria’, organizado por Fresenius Medical Care en el XIX Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), han señalado que la hemodiálisis domiciliaria (HDD) constituye “el futuro” del tratamiento renal sustitutivo.

Los expertos han lamentado que sea una modalidad de diálisis “infrautilizada”, tanto en España como a nivel internacional. “En Europa, y más concretamente en Reino Unido, hay un número importante de pacientes tratados con hemodiálisis domiciliaria. Un reciente estudio realizado con 182 pacientes de cinco países europeos entre los que se encontraba España ha mostrado resultados muy positivos con el uso de este sistema”, ha asegurado la doctora María Auxiliadora Bajo, nefróloga del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Por su parte, la doctora María Fernanda Slon, del Complejo Hospitalario de Navarra, ha explicado los beneficios que aporta la HD domiciliaria frente a la hospitalaria. Entre otros aspectos, ha destacado la “flexibilidad” horaria a la hora de someterse a las sesiones de hemodiálisis, que permiten que “el paciente no vea interrumpida su rutina diaria”.

“Se trata de una modalidad de tratamiento renal sustitutivo que permite realizar esquemas de diálisis más intensivos, lo cual repercute positivamente en el pronóstico de nuestros pacientes, en su calidad de vida y además es coste-efectiva para el sistema sanitario”, ha apuntado la experta.

María Auxiliadora Bajo ha añadido que la hemodiálisis domiciliaria se ha relacionado con “un mejor control de las toxinas urémicas y de la sobrecarga de volumen, con menor aumento de peso en los días de tratamiento y un descenso de la fatiga en los días posteriores”. “Además, en algunos pacientes se ha observado que ayuda a preservar la función renal residual”, ha puntualizado.

Ambas expertas han apuntado que la HD domiciliaria está asociada a otros beneficios, como “un mejor control de las cifras de presión arterial, de las alteraciones óseo-minerales asociadas a la enfermedad renal crónica y de la anemia, lo que supone un menor requerimiento de fármacos destinados a tratar estas deficiencias”. Asimismo, han defendido que estos pacientes “se someten a menos restricciones dietéticas y han experimentado una disminución de alteraciones del sueño, como el insomnio”.

“Cada vez aumenta más el número de pacientes que necesitan someterse a un tratamiento renal sustitutivo y, aunque el trasplante renal sería la mejor opción, no disponemos de riñones suficientes ni todos los pacientes pueden trasplantarse, lo que hace que sea necesario buscar nuevas opciones que ayuden a mejorar su calidad de vida y disminuir la morbimortalidad. Por ello, técnicas como la hemodiálisis domiciliaria se convierten en opciones reales”, ha concluido la doctora Slon.

Fuente: COPE