El aumento del uso de la diálisis peritoneal en los últimos seis años ha permitido ahorrar más de 9 millones de euros a la Comunidad Valenciana. Según el último Informe del Registro de Enfermos Renales de la Comunidad Valenciana, la diálisis peritoneal aporta excelentes resultados clínicos y permite al paciente seguir trabajando y mantener su estilo de vida personal activo. “Cada paciente que inicia tratamiento en hemodiálisis, en lugar de con diálisis peritoneal en su hogar, le cuesta 14.000 más cada año al sistema sanitario”, valora el Grupo de Apoyo al Desarrollo de la Diálisis Peritoneal en España en un comunicado.

Según dicho informe, 441 pacientes renales están en tratamiento en diálisis peritoneal domiciliaria (el 11,9% de los pacientes en diálisis) en la Comunidad Valenciana, un porcentaje similar a la media nacional que se encuentra en el 11,3%. Sin embargo, “es destacable el aumento de utilización de esta técnica en los últimos seis años en la región, pasando de un 5,6% en 2010 hasta el 11,2% actual; y el número de pacientes en tratamiento con diálisis peritoneal prácticamente se ha triplicado, pasando de 194 en 2010 hasta los 441 actuales”.

El incremento de esta cifra en los últimos seis años supone, según el Grupo de Apoyo al Desarrollo de la Diálisis Peritoneal en España “un ahorro de más de 9 millones de euros desde 2010 en los hospitales de la Comunitat Valenciana, además de mejorar la calidad de vida y la situación clínica de muchos pacientes”. “Esto se debe a que el tratamiento en hemodiálisis de un paciente es 14.000 euros más costoso el de diálisis peritoneal domiciliaria , además de las ventajas que para la calidad de vida ofrece esta técnica, según indica el Documento Marco sobre Enfermedad Renal Crónica (ERC) elaborado por el Ministerio de Sanidad”.

“Esta situación se ha producido gracias a la implicación de los profesionales de los Servicios de Nefrología que fomentan la educación de los pacientes para que puedan elegir libremente el tratamiento sustitutivo renal que mejor se adapte a su estilo de vida y la creación de consultas de Enfermedad Renal Crónica Avanzada”, afirma el doctor Javier Pérez Contreras, jefe de Servicio de Nefrología del Hospital General Universitario de Alicante. Es un tratamiento usado por casi el 12% de los pacientes en diálisis en la región, añaden desde la entidad.

FUENTE: EL MUNDO Castellon