MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) –

Un nuevo estudio revela que la hemodiálisis puede reducir el flujo sanguíneo al cerebro en pacientes mayores que reciben tratamiento por insuficiencia renal. Los hallazgos, que aparecen en una próxima edición de ‘Journal of the American Society of Nephrology’ (JASN), pueden ayudar a explicar por qué estudios previos han encontrado un vínculo entre la hemodiálisis y el empeoramiento de la función cognitiva en pacientes de edad avanzada.    Más de 2 millones de personas con insuficiencia renal en el mundo reciben actualmente tratamiento con diálisis o un trasplante de riñón para mantenerse con vida, y la mayoría de los pacientes se someten a hemodiálisis. Estudios recientes han proporcionado evidencia creciente de que, aunque la hemodiálisis convencional puede prolongar la vida, también puede provocar efectos negativos en el cerebro que conducen a déficits cognitivos.

Los investigadores han planteado la hipótesis de que el estrés circulatorio repetitivo de la hemodiálisis, que filtra la sangre de un paciente fuera del cuerpo antes de devolverla, puede reducir el suministro de sangre al cerebro; sin embargo, los mecanismos involucrados no están claros.

Para investigar esta cuestión, Harmke Polinder-Bos, del Centro Médico de la Universidad de Groninga, en Países Bajos, y sus colegas estudiaron los efectos de la hemodiálisis convencional en el flujo sanguíneo cerebral (FSC), medido por tomografía de emisión de positrones especial: imágenes de tomografía computarizada. Durante sesiones de hemodiálisis únicas en 12 pacientes de 65 años de edad, se realizaron tres exploraciones: antes, temprano después del inicio y al final de la hemodiálisis.

DISMINUCIÓN DEL FLUJO SANGUÍNEO CEREBRAL

Desde antes del inicio hasta el final de la hemodiálisis, el FSC disminuyó significativamente en un 10 por ciento, desde un promedio de 34,5-30,5 ml/100 g por minuto. El declive del FSC causó síntomas clínicos en 1 paciente. El FSC regional disminuyó en todas las regiones del cerebro que se examinaron, incluidos los lóbulos frontal, parietal, temporal y occipital; cerebelo y tálamo. Los factores relacionados con el tratamiento de la hemodiálisis que podrían vincularse con la disminución del FSC fueron una temperatura corporal más alta en los pacientes, un mayor volumen de ultrafiltración y tasa de ultrafiltración durante la diálisis, y un pH sanguíneo más elevado.

“Los hallazgos de este estudio son un paso importante para comprender el efecto negativo de la hemodiálisis en el cerebro –afirma el doctor Polinder-Bos–. Estos hallazgos podrían ser un punto de partida para nuevas investigaciones para desarrollar protocolos de hemodiálisis que minimicen o prevengan el estrés cerebrovascular”.

Fuente: infosalud